fbpx

¿Cómo es el sueño de los bebés? Patrones y necesidades del sueño de un lactante

¡Enhorabuena y bienvenida (o bienvenida de nuevo) al mundo de la maternidad!

Ya tienes a tu bebé en brazos y ahora te preguntas, ¿por qué me cuesta tanto que mi bebé duerma? ¿por qué necesita mis brazos? ¿por qué no quiere la cuna? ¿por qué cuando lo dejo se despierta? 

Tranquila, lo primero, todas esas dudas son normales! Y lo segundo, tu bebé también lo es 😉 

Los bebés durante, aproximadamente, sus primeros 4 meses de vida, duermen y comen de manera bastante errática a lo largo del día y de la noche. Duermen una media de 16 horas repartidas en el día y la noche. Es muy normal que no tengan horarios muy establecidos y que a veces, haga siestas de 20 min y otras pueda aguantar hasta dos horas. Su sueño es todavía muy inmaduro.

El bebé va adaptándose a los ciclos circadianos, al principio es un poco caos, con 2 fases de sueño, luego pasan a tener 5 fases de sueño, sobre los 3-4 meses y hasta los 5 años que mantienen un ciclo de sueño de unos 45-60 minutos. 

El sueño según edades 

El sueño del bebé recién nacido de 0 a 4 meses

Algo que preocupa a muchas familias que nos consultan con bebés de 0, 1, 2, 3 meses, es que creen que su bebé no descansa porque está moviéndose mucho y hace muchos ruidos. Esto también es muy normal! A esta edad, tienen dos fases de sueño, un sueño tranquilo y un sueño activo. Su sueño activo incluye movimientos, ruiditos incluso los hay que pueden tener los ojos abiertos mientras duermen! Es a partir de los 4 meses cuando sus fases de sueño cambian y pasan a ser las mismas que tendrán el resto de sus vidas. Aquí puede aparecer la famosa regresión de sueño de los 4 meses.

El sueño del bebé de 4 a 7 meses

Tras la regresión de los 4 meses, sus horarios pueden empezar a coger forma. Entre los 4 y los 6 meses de edad, empiezan a establecerse tres siestas (un poco menos de 4 horas de sueño total). Es buen momento para empezar a fijar mejor la hora de acostar en torno a las 20h/20h30 y la hora de despertar. Cuanto más regulares sean sus horarios, más “fácil” será que su cuerpo le ayude a dormir a esas horas. Hasta los 6/7 meses, sigue siendo normal que haya días en que las siestas sean más cortas y necesite alguna siesta de rescate por la tarde. 

El sueño del bebé 7 a 9 meses

Entre los 7 meses y los 9 meses, los bebés empiezan a descubrir el movimiento y ponerlos en la cuna (si lo habías conseguido) pasa a ser más retador para nosotros. Ellos solo quieren moverse, dar vueltas, hacer la croqueta, empezar a gatear o incluso ponerse de pie! Eso nos agota porque parece que no se va a dormir jamás! Es a esta edad también cuando suelen pasar de 3 a 2 siestas, ¡ojo con la hora de acostar! Siempre vigilad que no se vayan a dormir muy cansados.

El sueño del bebé 9 meses a 12 meses

En esta etapa se consolida el horario de dos siestas, se avecina un pequeño terremoto así que prepárate para establecer bien los límites y marcar bien las rutinas y rituales porque serán tus grandes aliadas. 

Un concepto clave para que el ritual funcione, es que tiene que ser previsible para el bebé. Tiene que poder preveer la duración de los pasos y como es algo que se repite cada día de la misma manera y en el mismo lugar se lo aprenderá de carrerilla 😉

 El sueño del bebé 12 a 18 meses

Entre los 12 meses y los 15/18 meses, los bebés empiezan a caminar! Y como todo desarrollo, sí, afecta al sueño 😉 Son unos auténticos exploradores y quieren practicar todo el rato. Además, suelen empezar a pelear las siestas, aunque no suelen estar preparados para pasar a una sola siesta hasta los 15/18 meses. Sobre los 12 meses, mi recomendación es que reduzcas un poco la primera siesta pero que la siga haciendo.

El sueño del bebé 18 meses a 2 años y en adelante

A los 18 meses, la mayoría de bebés ya han pasado a una siesta y han empezado a andar. A esta edad pueden empezar a aparecer pesadillas, aunque suele ser más común a partir de los 2 años. También tienen un pico de ansiedad por separación que puede afectar al momento de ir a dormir y que estén más alerta por la noche.

Sobre los 2 años, empiezan a parlotear, a negociar, desarrollan su ego y quieren afirmarse, buscan autonomía y todo eso hace que las rutinas y el momento de irse a dormir se alargue y sea más complicado. Mucha paciencia, tu bebé está pasando por una etapa de desarrollo súper necesaria. Acompaña, hazle partícipe, dale protagonismo en las rutinas y establece los límites con los que os sintáis cómodos. La clave a esta edad es implicarlos en los pasos, repetirlos, reforzar de manera positiva y ser consistentes al aplicarlos 😉  

Si quieres más información sobre las regresiones de sueño, puedes visitar este post.

Este es un pequeño resumen de como es el sueño los 2 primeros años, pero iremos entrando en detalle en los siguientes post. 

Signos de sueño de un bebé 

Controla las señales de sueño que te envía tu bebé, cejas rojas, mirada perdida, algunos giran la cabecita… Lo más importante a la hora de poner a un bebé a dormir es controlar sus señales de cansancio y por si acaso, como no, tener un ojo en el reloj también para controlar sus ventanas de sueño

En algunos casos estas señales no son tan evidentes como nos gustaría, se nos pasan por alto y cuando nos queremos dar cuenta tenemos a un bebé sobre cansado. Así que aunque siempre os decimos que hay que individualizar y que cada bebé es un mundo, si notas que no llegas a tiempo a las señales de sueño de tu bebé, mi consejo es que controles un poquito el tiempo para poder ajustarte mejor a sus necesidades. 

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir? 

Así que una vez identificadas las señales de sueño de tu bebé, tenemos que construir un ritual consistente para poder transmitirle que es momento de dormir. Los bebés y niños son muy colaborativos, pero tienen que saber qué es lo que queremos de ellos, y esto lo conseguimos mediante la repetición de rituales y rutinas de sueño

Los rituales y rutinas son una pieza muy importante en el sueño de tu bebé, pero como ya hemos hablado en otras ocasiones, el sueño es un puzzle a menudo difícil de encajar, hacen falta más cosas para que tu bebé aprenda a relajarse solito, puedes empezar por trabajar las rutinas y una vez bien establecidas plantéate el siguiente objetivo: ¿cuál es la mejor forma de ayudar a dormir a mi bebé? Te dejo enlace a un post dónde hemos hablado ya de esto, no obstante, si necesitas ayuda para que te guiemos, ya sabes dónde nos puedes encontrar 😉

Si necesitas ayuda o asesoramiento con el sueño de tu bebé, reserva una llamada de valoración para que nos conozcamos, así nos podrás contar la situación de la que partís os asesoraremos sobre cuál de nuestras opciones se ajusta mejor a vuestro caso particular.

Cualquier cosa no lo dudes, escríbenos

Gracias por estar

A.

PD: Si te gusta mi contenido y crees que te aporta valor, me encantaría que me ayudaras aportando tu granito de arena a seguir haciéndolo posible AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EBOOK DE SUEÑO GRATUÍTO

Con este ebook gratuito tendrás una base para poder ir empezando a hacer esos pequeños cambios que crees que necesitas.

SUSCRÍBETE PARA DESCARGARLO

descarga guía gratuíta
Agendar una llamada